Connect with us

Sin categoría

Homenaje a Pepe Palanca y los flamencos olvidados de Marchena

Rocío Márquez, Argentina, Rafael Campallo o Rubito de Pará son algunos de los diecisiete artistas que estarán en la Semana Cultural Flamenca de la Fiesta de la Guitarra de Marchena del 23 al 26 de Julio. Cuatro recitales en la Casa Fábrica y Plaza de San Juan homenajearán a Pepe Palanca, por su 110 aniversario, un puntal de la escuela flamenca marchenera, formada por muchos artistas olvidados por sus propios paisanos. 

Cartel Fiesta de la Guitarra

Cartel Fiesta de la Guitarra

La Fiesta de la Guitarra -principal festival flamenco de Marchena y uno de los pioneros de la provincia- resurge con fuerza para homenajear a uno de sus flamencos olvidados, Pepe Palanca.  Comenzará el 23 de julio (22.30) en la Casa Fábrica con los cantes de José Valencia, Rocío Márquez y Rafael Reyes con las guitarras de Juan Requena, Manolo Herrera y Eduardo Cortés.

Al día siguiente el crítico flamenco y premio nacional de flamencología  Juan Vergillos ilustrará por los cantes de Miguel de Tena y el toque de Marcos Serrato. El 25 de Julio en la Casa Fábrica, el crítico flamenco de ABC Alberto García Reyes introducirá el cante de Rubito de Pará hijo y el toque de Antonio Cáceres. El crítico Manuel Martín Martín presentará la noche grande el 26 de Julio en la Plaza de San Juan con un cartel formado por los cantes de Pedro el Granaíno, Virginia Gámez, los toques de José de Pura y Curro de María, rematando con Argentina y como fin de fiesta Rafael Campallo y su grupo.

Rocío Márquez aperece en Marchena justo cuando prepara una tesis, un disco y un espectáculo dedicado a Pepe Marchena que se estrenará en la Bienal de Sevilla el 14 de Septiembre.  Es el primer espectáculo dedicado a José Tejada y se llama  “El Niño: Andando por los campos marcheneros” con la colaboración especial de Pepe Habichuela.  Su nuevo disco reúne 16 temas dedicados al cantaor Pepe Marchena. Además la Federación de Peñas Flamencas prepara la edición de las obras completas de José Tejada.

Pepe Palanca y los flamencos olvidados de Marchena

José Lebrón López, Pepe Palanca (1904-1976), fue famoso en toda España por su fandangos personales, de estilo creativo, copiado por muchos flamencos y conocido como el renovador del fandanguillo. En 1944, participa en la Semana Flamenca, que se organiza en el Teatro Fuencarral, de Madrid y en 1947 en el espectáculo Pasan las coplas con Pepe Marchena.

«Pepe Palanca», que tiene una calle en su pueblo, forma parte de la escuela flamenca marchenera, que va más allá de Pepe Marchena, e incluye  a Josefa Ramos Niña de Marchena, (1915-1980) afincada en Venezuela en los últimos días de su vida, donde murió . Obtuvo, en 1935, el premio de saetas de la Semana Santa de Sevilla, y ese mismo año realizo una gira por todo el país con La Niña de los Peines.

Plaza Ducal de Marcehna, la mas flamenca del pueblo

Plaza Ducal de Marcehna, la mas flamenca del pueblo

Maria del Carmen Reyes, La Gilica, (Ecija, 1867), se estableció con su familia de herreros en la Plaza Arriba de Marchena y se considera, como una de las fuentes del flamenco, del que bebió el mismo Pepe Mairena. María del Carmen creó dos cantes por soleá, reconocidos por Antonio Mairena, hoy casi desconocidos. La Jilica era tía política del gran guitarrista Melchor de Marchena, gran guitarrista y señor, amante del compás. Esta familia está compuesta por grandes artistas, como su hermano Juanillero, Manuela Reyes y también a sus hijos Miguel de Marchena, gran guitarrista, y el gran seguiriyero Juan Jiménez Reyes ‘El Cuacua (1902). De ésta familia de flamencos y herreros aún queda Pepe El Herrero, con 88 años pozo de sabiduría y un gran creador de la fragua. El último eslabón de ésta cadena flamenca es Melchor Chico, sobrino de Enrique de Melchor y nieto de Melchor.

El bailaor Raúl Martín (1926) es el último ejemplo vivo de aquella época dorada. De niño trató a Pepe Marchena y el mítico guitarrista Melchor, y con toda esa savia de la tierra se lanzó a bailar por el mundo tras aprender bailando en Zambra con Caracol y Lola Flores en Madrid (1943). En 1948 bailó para Franco el dictador que le regaló una reloj de oro, y lo empeñó para irse a Argentina, iniciando varias giras americanas con diversas compañías como la de Carmen Amaya. En Colombia se casa y monta una escuela de flamenco y de allí a EEUU donde hace dos giras por todo el país. Tras pasar una temporada en Nueva York, para ser padre, se establece definitivamente en Los Angeles donde funda El Cid, primer restaurante con tablao flamenco, frecuentado por estrellas de Hollywood, y otros negocios que le dan fama y dinero. Aunque vive en Hollywood de vez en cuando vuelve a su Marchena natal, buscando sus raíces, logrando premios y reconocimientos.

 

 

 

 

Periodista. Directora y editora de aionsur.com desde 2012. Corresponsal Campiña y Sierra Sur de ABC y responsable de textos de pitagorasfotos.com

Click para comentar
Publicidad

Lo Más Leído Hoy