Connect with us

Empresas

Mas fraudes, más agresivos y menos protección 

José A. Suárez.- La crisis ha resucitado el personaje de Paco Martínez Soria en “Don erre que erre”, (1970) película en la que un jubilado se enfrenta a un gran banco por 257 pesetas.

Según Rubén Sánchez, -Portavoz de Facua- vivimos un revival de los años 70 en materia de consumo.  Desde el comercial a puerta fría sin escrúpulos al jubilado desprotegido y estafado. “Cada vez hay más fraudes, y más agresivos” señala Sánchez. Pese a ello hay una  “menor protección de los gobiernos, sean del color que sean”, lo cual produce “consumidores más enfadados pero también más combativos con sus derechos”, concluye.

 Ruben Sanchez Foto Carlos Cabrera.


Ruben Sanchez Foto Carlos Cabrera.

Rubén Sánchez, Presidente de Facua, -123.000 socios en toda España- lanzó en febrero de 2014 “Defiéndete”, un tratado de los fraudes más comunes en la España de 2014, (Martínez Roca) con próximas presentaciones en las ferias del libro de Málaga y Sevilla.

De nuevo el fraude “a puerta fría” está “de moda”. Subcontratados por terceros, a comisión, -si no venden no cobran- en ocasiones engañan a los usuarios en sus propias casas prometiendo servicios que luego no se prestan o a través de ofertas engañosas, “tratan de impedir que el comprador acceda a la letra pequeña del contrato”.  Muchas de las víctimas son personas mayores que viven solas, según Rubén Sánchez, presidente de Facua.

estafa-gas--644x362

El fraude del falso instalador de gas ha sido detectado en Arahal

Desde el falso instalador de gas, a vendedores de productos milagro las amas y amos de casa tienen que lidiar cada día con diversos tipos de fraude al consumo. Si a esto unimos el bombardeo de comerciales telefónicos, observamos la riqueza y variedad del fraude español, “mientras los gobiernos hacen la vista gorda” dice Sánchez.

Es lo que Sánchez llama el “fraude gubernamental”, o una dejación en las funciones de inspección de consumo por parte de los gobiernos. “Con la de dinero, que podrían ingresar los gobiernos luchando contra el fraude empresarial, no lo hacen” señala. Sánchez opina que “se necesitan 10 veces más inspectores de consumo, y no es algo exagerado. De esta forma se reduciría el fraude, aumentaría la confianza del consumidor y recaudarían más”.

La pérdida del poder adquisitivo del español medio, le empuja a denunciar los fraudes por cantidades cada vez más pequeñas, “pero hay que saber reclamar”. Rubén Sánchez ve tan importante  “presentar la reclamación en tiempo y forma” como “saber darle publicidad” tanto en medios convencionales como en redes sociales, al alcance de todos.

Los falsos instaladores de gas

El pasado 21 de abril, la Policía Nacional  desarticuló una red de falsos instaladores de gas, -60 empresas que engañaron a cerca de 2.000 personas en toda España-, principalmente a ancianos y discapacitados.

En Arahal (Sevilla) el pasado  octubre de 2013 dos individuos estafaron a un grupo de personas mayores pidiendo de 30 a 90 euros por revisar la instalación, e algunos casos lo único que hacían era cambiar piezas y poner otras en peores condiciones, explica la policía local.

En este mismo pueblo, en enero, la empresa municipal de aguas CIAR alertó de un posible fraude por la venta domiciliaria de máquinas para tratar el agua, -al precio de mil euros- alertando que consumir agua potable causaba problemas. Todo esto lo acompañaban de una demostración en directo, comparando dos vasos de agua, una la del grifo y otra de agua filtrada por sus productos. Al introducir dos dipolos en sendos vasos, una, la del grifo, ennegrecía y otra no.

101 fraudes y cómo prevenirlos

“Defiéndete”, el libro de Rubén Sánchez nos ayuda a reaccionar ante los 101 fraudes más comunes en nuestro país.

El actor y periodista Antonio de la Torre ejemplifica el fraude más grave, “el contrato que firmamos con la mano de otro”. Tras recibir la visita de un comercial y rechazar su oferta, recibió una factura de dicha compañía. Sin su consentimiento, ni su firma, le habían dado de alta en su servicio de luz, el gas, mantenimiento y reparaciones.  Cuando accedieron al contrato vieron que la firma estaba falsificada y la compañía dio el contrato por bueno. Finalmente Galp anuló todos los recibos y Antonio llevó a la compañía a los tribunales. También el darse de baja de una compañía de telecomunicaciones, se ha convertido en un deporte olímpico, tal y como señala Sánchez en su libro, por la cantidad de obstáculos que ponen.

Periodista. Directora y editora de aionsur.com desde 2012. Corresponsal Campiña y Sierra Sur de ABC y responsable de textos de pitagorasfotos.com

Click para comentar
Publicidad

Lo Más Leído Hoy