Connect with us

Semana Santa

Juan Carlos García: “No sabemos qué año será pero, si seguimos trabajando, ese Martes Santo con cofradía llegará a Arahal”

Desde que hace 21 años la Hermandad de la Veracruz pusiera su Cortejo Procesional en la calle por primera vez en la historia, la Semana Santa de Arahal se mantiene inamovible en cuanto al número de Cofradías que realizaban estación de penitencia en la localidad, algo que podría volver a cambiar gracias al trabajo de un colectivo de personas que forman la Pro-Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Salud y Nuestra Señora de la Oliva. Como dice su presidente, Juan Carlos García Nieto, aún no saben cuándo será, pero llevan varios años intentando que tal día como hoy, Martes Santo, sea distinto. Mantienen esa ilusión que, esta vez sí, ven más cerca, aunque de momento la dejan a un lado para centrarse en lo que consideran la labor más importante: el trabajo parroquial. Tienen clara su función principal y saben que su ilusión ocupa un segundo plano.  “No estamos para sacar un paso a la calle, sino para que la Parroquia funcione ayudando y colaborando con los demás grupos y personas que lo necesiten. Sin esto, la Hermandad sobra”. Así lo expresan su presidente Juan Carlos García Nieto y Fernando Pérez Blanco, miembro de la secretaría de este grupo parroquial. Con ambos, hemos hablado en una fecha muy especial para ellos.

A. SOLANO

Desde algo antes de entrar en el nuevo siglo, se lleva oyendo hablar sobre la posibilidad de crear una nueva Hermandad en Arahal. Comenzó como “Asociación Cofrade La Victoria” y llegó a irrumpir con cierta fuerza en la localidad, contando con un buen número de seguidores y con la creación incluso de un equipo de fútbol sala que jugaba en la competición local. Sin embargo, pasó el tiempo y tras una serie de problemas todo pareció quedar un poco en el olvido, hasta que recientemente el grupo retomó la actividad con mayor intensidad y llegar así al día de hoy.

juan carlos mod

Juan Carlos García Nieto, presidente de la Pro-Hermandad.
Foto: AI

Juan Carlos. Después de varios años, ¿en qué situación se encuentra actualmente el grupo? 

Tras un tiempo en el que el proyecto ha estado un poco relegado y en stand by, lo hemos vuelto a poner en marcha con gente que ya es más madura y menos joven que cuando lo intentamos la otra vez.

Ahora somos una asociación de feligreses con unos 150 miembros y 15 personas en la dirección y el siguiente paso sería convertirnos en Agrupación Parroquial y de ahí a Hermandad. Pero para sacar adelante este proyecto, largo y difícil, hay que contar con gente y con el apoyo del párroco de la Victoria Miguel Ángel (que ahora sí es importante) y también con el de los demás grupos parroquiales. Por eso, la situación es positiva y ahora quizás sí sea el momento.

¿Por qué ahora sí y antes no? ¿Qué ocurrió para venirse abajo?

J. C: Empezamos en el 99 con las catequesis. Estuvimos tres años, casi cuatro. En el grupo había gente muy joven que empezaba a buscarse la vida y sacar un proyecto así no es fácil ni rápido, por lo que la gente se cansó.

Fernando: Además se contó con dificultades que hicieron que el proyecto se viniera abajo. Tampoco tuvimos el apoyo suficiente del Consejo de Hermandades en general, aunque sí de las Hermandades a nivel individual, a las que nos acercamos en aquella época y con las que quedamos muy contentos por sus reflexiones.

J.C: Ahora creemos que es el momento porque tenemos más medios para trabajar con los grupos parroquiales que antes no teníamos y hay más gente dispuesta a ayudar y cooperar con Cáritas, Acción Católica y los demás grupos. También, como te he dicho, contamos con el apoyo importante del que sería nuestro director espiritual, Miguel Ángel. Por lo que yo creo que el proyecto va a tirar para adelante y esperamos que dentro de poco tengamos este proyecto hecho realidad.

Dentro de poco significa un año, dos, tres, cuatro…

F: Esto no tiene fecha. Depende de la gente con la que se trabaje y de la labor parroquial. Hay un periodo de tiempo estipulado pero realmente si el proyecto funciona puede adelantarse mucho. Los pasos están organizados y estipulados por el Arzobispado, así que dependemos de él pero sobre todo de nuestro trabajo y de la valoración que haga de ella nuestro párroco. No sabemos cuándo será, pero si seguimos trabajando está claro que llegará. Estamos haciendo todo lo posible para que sea cuanto antes.

J.C: Antes se construía sobre un suelo inestable. Ahora es diferente. Los cimientos están puestos y son firmes y sólidos. Por eso, yo lo veo cerca.

Juan Carlos, a las puertas de la Iglesia de la Victoria.
Foto: AI

Y cuando llegue, lo disfrutaréis especialmente.

J. C: Ese Martes Santo seremos los más felices del mundo. Ya llevamos muchos años levantándonos un Martes Santo y diciendo que este es nuestro día.  Hasta que llegue la hora, en el que un día como hoy nos despertaremos, veremos la túnica delante y veremos que ya es realidad.

Pero hasta entonces, a seguir manteniendo esa ilusión de poder salir.

J. Carlos: Así es. En nuestro último boletín escribí sobre esa ilusión que tiene uno cuando sale a la calle ahora en Semana Santa e imaginas el día en el que tú también te veas como otras Hermandades. Te imaginas el día, el paso en la calle y otras muchas cosas que hasta el momento no son más que eso: imaginaciones e ilusiones.

Por lo tanto, todas las cuestiones relativas a imágenes, pasos, recorrido, hasta el momento, son pensamientos únicamente que se van teniendo pero sin nada en concreto, ¿no?

J. C: Sí. De momento no podemos hacer nada de eso. Por lo menos hasta que seamos Agrupación Parroquial. Ahí ya si puedes ver todo esto e incluso decidir si salir a la calle como Agrupación o esperar a ser Hermandad. Aunque sí es verdad que se ven y se piensan cosas entre nosotros como itinerario, imágenes… pero sin ser nada seguro al cien por cien.

Fernando: Por ejemplo, si tenemos previsto salir el Martes Santo al considerarlo más oportuno por aquello de ampliar y engrandecer nuestra Semana Santa con un día más. No conviene meter ninguna Hermandad más en los días en los que ya hay. En cuanto al recorrido, pasa lo mismo. Aunque sí es verdad que nos gustaría alejarnos de lo habitual y cotidiano saliendo del centro, ya que entendemos que el pueblo es más grande, amplio y ancho.

Y con el tema de los pasos y las imágenes… ¿ocurre lo mismo?

J. C: Sí. Nuestra idea sería un misterio y, más adelante, el palio. Ojalá podamos poner dos pasos en la calle pero no  lo creo, ya que como toda Hermandad que empieza depende de los recursos económicos con los que cuenta, que en nuestro caso solo provienen de los eventos que organizamos de cara al público.

F: No obstante, como te digo, todo esto no es más que un proyecto hasta el momento. No hay nada oficial ni puede haberlo. Por tanto, ahora nosotros tenemos otra labor: la parroquial. Eso es lo que mueve actualmente el espíritu de la Hermandad.

Claro. Pero llegan estos días y se piensa en la salida procesional.

F: Para nosotros, el trabajo en la parroquia es lo más importante. Ese es el primer pilar. Si no se lleva a cabo, la Hermandad sobra. No tenemos que estar para sacar un paso, sino para que funcione la Parroquia, ayudar a los grupos, colaborar y cooperar con las personas. Y lo segundo será lo que normalmente ponemos primero: sacar los pasos a la calle. Esto no es más que el fin de todo el trabajo anual que se hace en la Parroquia. Por decirlo de algún modo, una manera de festejar ese trabajo. Esa es la idea de Hermandad para nosotros, una Hermandad que no será típica al uso y que tendrá sus cosas diferentes.

Es decir, un concepto de Hermandad que se aproxime a la que pueda tener Miguel Ángel, vuestro director espiritual, ¿no?

Juan Carlos colaborando con uno de los grupos parroquiales de la Iglesia.
Foto: AI

J. C: Intentaremos hacer una Hermandad que sea como él marque, con los pilares básicos que él está diciendo. Es decir, que sirva para cumplir esos pilares y no para sacar los pasos. Esto es algo secundario. No se puede priorizar lo que no debe ser y que lo importante se deje en la cuneta.

F: Por ahí es por donde iremos. Miguel Ángel tiene las ideas claras y son diferentes en cuanto a Hermandades. A él le gusta la Semana Santa como a cualquiera, pero su imagen de Hermandad es distinta a la que se tiene hoy en día. No es el prototipo de Hermandad que conocemos con los pasos en la calle… Y esto no quita importancia a su idea de entender la Hermandad.

Con las cosas tan claras, ¿parece todo más fácil?

F: Sí, pero hacen falta manos que se comprometan. Somos pocos y nos estamos implicando en muchos proyectos. Por eso, si somos más llegaremos más lejos y en menos tiempo. Y te aseguro que los que vengan se irán agradecidos porque intentamos tener un grupo de amigos que trabajamos por un fin común: Hermandad, Asociación o llámalo como quieras. Al fin y al cabo todo conduce a lo mismo: Jesús al principio, Hermandad al final.

J. C: Es más fácil, pero aún así sigue siendo complicado y difícil (a la vez que bonito) porque son muchas horas y mucho tesón. Mientras se hace el camino, tienes que estar satisfecho con lo que haces y no entenderlo como un sacrificio o algo penoso por no sacar un paso.  Con este proyecto enriqueces tu vida y la de los demás compartiendo momentos con un grupo de amigos y haciendo cosas diferentes que antes no habías hecho. Y si el día de mañana tienes otra cosa que te ilusione, como sacar un paso, pues mucho mejor.

Pues esperamos que pronto vuestras ilusiones se hagan realidad. Enhorabuena por vuestra labor y muchas gracias a ambos por atendernos. 

Labores con las que colaboran Juan Carlos y el grupo parroquial.
Foto: AI

Periodista. Directora y editora de aionsur.com desde 2012. Corresponsal Campiña y Sierra Sur de ABC y responsable de textos de pitagorasfotos.com

2 Comments

Lo Más Leído Hoy