Connect with us

Atletismo

José Ramón Parilla Alcalá, un hombre “hecho de, por y para el deporte”

Oír el nombre de «Parri» significa mentalizar inmediatamente en la cabeza atletismo. Hay figuras claves en la historia de nuestro deporte que por su sacrificio, esfuerzo y trabajo han pasado a unir su nombre al del deporte local. En el caso del atletismo, no podía ser menos el de José María Gamboa “El Pena”, ese mecánico que cedió su taller durante muchos años para ser usado como sede del Club Ohmio y convertirlo, así, en lo que hoy día es. Pero, a la vez, conviene recordar a quien “a su sombra” y en todo ese tiempo, estuvo cerca de él: José Ramón Parrilla, otro arahalense que fue atleta primero, entrenador después y ahora también director de varios clubes y responsable de un área de la Federación Andaluza de Atletismo.  Con él, hemos repasado temas de actualidad (y también del pasado) de este deporte, ahora que el Ohmio no para de ganar y triunfar, semana tras semana, en las diferentes carreras en las que participa, ya sean adultas o infantiles.

A. SOLANO

José Ramón Parrilla en la sede del club arahalense. Foto: AI

Algo más de las 12. Mañana soleada y calurosa como las que estamos sufriendo o disfrutando en los últimos días. El lugar de nuestro encuentro es la nueva sede del Club, donde desde hace algo más de dos años los atletas que pertenecen a él pueden entrenar y llevar a cabo su actividad de forma cómoda y adecuada. Entramos y, tras ver cómo ha quedado la instalación, tomamos asiento para que José Ramón Parrilla, un tipo peculiar según lo describen quienes lo conocen, comenzara a hablar sobre diferentes puntos que conciernen a su pasión: el atletismo. No fue una entrevista al uso. No hizo falta preguntas y respuestas. Bien es verdad que llevábamos un guión, pero no sirvió más que para echarle un simple vistazo, porque ambos sabíamos de qué queríamos hablar, y lo hablamos. Tanto que nuestra conversación llegó a durar más de tres horas. Un tiempo que, como suele pasar cuando hablas de temas interesantes, se hizo corto. Y así ocurrió con él, con José Ramón Parrilla, un profesor de Educación Física, actualmente del I.E.S. Europa, que no entendería su vida sin el deporte. Sólo así se explica su formación académica: licenciado en esta disciplina por la Universidad de Granada, Maestro Especialista en ella por la Universidad de Sevilla, Técnico Deportivo Superior en Atletismo y Entrenador y Monitor Nacional de este deporte. A todo ello, se suman los diferentes puestos profesionales que desempeña.

Cargos diversos pero que vincula todos con su amor por el deporte en general y por el atletismo en concreto. Tanto es así que, además de pertenecer desde casi siempre al Ohmio de Arahal, también se ha hecho Director Técnico del Club Utrerano y del Atletismo de Paradas.

Además, a esto, hay que añadir su papel desde hace 5 años como responsable del sector de Medio Fondo y Fondo de la Federación Andaluza de este deporte, o lo que es lo mismo ser el encargado de seleccionar a los mejores atletas de la comunidad desde el 800 al 5.000: “no es fácil a veces porque tienes que estar al tanto de todo lo que hacen los atletas en cualquier carrera, tanto en Andalucía como fuera. Es difícil poder estar en todas, pero me las ingenio para tenerlos a todos controlados. Es mi obligación para tomar una correcta decisión, que a veces, como es normal, puede no gustar a todo el mundo”.

Es un hombre de datos y de estadísticas. Sabe que para llevar bien el presente es necesario conocer la historia y el pasado. Por eso, sus pocas horas libres que le deja su trabajo como profesor y sus entrenamientos con los muchos atletas que tiene bajo su cargo las dedica a realizar informes y rankings que guarda en su casa como parte de la historia del Club Ohmio y del atletismo local: “es importante conocer, cuando pase el tiempo, lo que han hecho otros en el pasado. Es una forma de dar vida a personas que han trabajado duro en algo”.

José Ramón junto a los trofeos en la sede del Ohmio. Foto: AI

Y eso es lo que lleva haciendo él durante años. Pasó por el Ayuntamiento como Técnico de Deportes hace un tiempo y y también tuvo vinculación con otras disciplinas como la natación, el voleibol o el triatlón. Pero el deporte que siempre le marcó fue el atletismo y eso que reconoce entre risas no haber sido un buen atleta: “empecé a correr en una carrera de la Magdalena. Mi padre me dio una coca cola con azúcar, pero no sirvió de nada. Llegué cuarto y último. De hecho, el de la carrera me insistía en dejarlo ya, pero se me metió en la cabeza acabarla a pesar de lo mal que iba”. Sin embargo, esa experiencia, en lugar de influirle negativamente, le sirvió para descubrir algo que ya acabaría siendo parte de su vida para siempre. Desde entonces, ha participado en el Cross del Verdeo (desde la primera edición) y en la clásica ya Cal y el Olivo (desde la segunda), así como en multitud de carreras,  Y así ya hasta que el cuerpo aguante: “aunque apenas puedo entrenar y voy a alguna carrera que otra, solo dejaré de correr cuando las piernas ya no me lo permitan”.

Algo que complementará con el papel que viene desarrollando desde la década de los 80 como técnico. Según su currículum, su trayectoria como entrenador nada tiene que ver con la de su carrera como atleta. Su palmarés cuenta que por sus manos han pasado más de 30 finalistas nacionales, de los cuales 10 consiguieron medallas, y un atleta internacional, principales éxitos deportivos. No obstante, la lista de buenos corredores a los que transmite sus conocimientos es amplia, por lo que esa trayectoria victoriosa puede seguir creciendo dentro de poco. Para ello, tiene claro los pasos a seguir: “en el atletismo hay que trabajar a largo plazo. De otra forma no da resultado. Y eso es un problema que hay en la gente, porque te exigen equivocadamente éxitos en poco tiempo. En el deporte, hay una edad propicia para la persona. Por ejemplo, si la mejor edad del maratoniano es de 30 años y el atleta tiene 18 habrá que ir entrenándolo para que cuando tenga esa edad sea de los mejores. Hay que entrenar para lo que necesites y no apretar en exceso porque si no el atleta acabará cansándose”.

«Parri», en una de sus participaciones como atleta.

Además, al margen de la paciencia recomendable para triunfar en esta disciplina, José Ramón resalta cada día más la parte psicológica del deportista: “cada vez es más importante controlar la cuestión psicológica y esos miedos que pueden aparecer en momentos claves. Yo, por ejemplo, he tenido a mi cargo corredores que parecían que iban para grandes estrellas pero que, después, se han encontrado con este problema y han terminado abandonando”.

Con esos parámetros y aplicando cada uno de los conocimientos técnicos que posee, trabaja diariamente con sus atletas en las pistas de Utrera, donde normalmente lleva a cabo sus entrenamientos. Allí, prepara a corredores de diversas localidades y con grandes marcas (uno de los últimos David Palacios, tercero de España de 800 metros). También de Arahal, pero no a todos los que le gustaría: “de Arahal solo puede llevar prácticamente a los que caben en mi coche. Nos encontramos con ese hándicap. El transporte y el desplazamiento”. Y es que en ese sentido, en el de medios para hacer este deporte, poco ha cambiado el panorama después de muchos años, a pesar de que se ha multiplicado el número de personas que lo practican: “los pequeños que lleva nuestro compañero Rafa entrenan por las calles dentro del pueblo y la mayoría de los mayores por los caminos de servicio. Además tampoco hay para practicar otras modalidades atléticas. Por tanto, nos ha faltado ese apoyo, esa palmadita en la espalda desde órganos públicos para progresar en atletismo y en otros deportes locales, que también han estado eclipsados prácticamente por el fútbol y el fútbol sala”.

José Ramón Parrilla participando en una prueba del Ohmio. Foto: AI

Ahora, parece que en un futuro cercano se atisba una solución para este problema, pero de momento, sus Jesús Brenes, Javier Carrasco, Fabiola Bermúdez… entre otros, tendrán que seguir desplazándose con él para seguir entrenando sobre las pistas utrerana y carmonense.

No obstante, a pesar de esas dificultades, los atletas locales y la cantera demuestran cada fin de semana que poseen un gran nivel, aunque eso sí no ha salido aún en la localidad ningún atleta profesional o de élite (término que José Ramón relativiza). Y en ese punto, hablando sobre esa cuestión, surge el nombre de Jesús Brenes (‘motita’): “Él presenta unas grandes cualidades como corredor. Ha ganado muchas carreras y trofeos importantes. Pero Jesús no ha llevado vida de deportista de élite. Sus circunstancias personales han hecho que tenga que trabajar a la vez que compagina su faceta como atleta. Y así es muy difícil. Dolores y golpes en el trabajo, cansancio… todo eso afecta a la hora de correr. Él no piensa, no vive como un deportista de élite las 24 horas del día, a diferencia de otros atletas (no tiene medios adecuados, no tiene un médico al lado, unas ayudas personales constantes…). Tuvo un momento clave con 22 años, pero no pudo apostar fuerte por ello y se le escapó la oportunidad”.

Aún así, ahora y a pesar de que él nunca ha dejado de ganar, Jesús está volviendo a conseguir nuevas metas importantes que lo están colocando en las primeras plazas del atletismo andaluz. Corriendo con su club de Nerja y con el de toda la vida, el Ohmio, un equipo que, según José Ramón Parrilla, ha cambiado mucho desde que comenzó: “el club está viviendo ahora una segunda etapa. Cuando yo empecé a entrenar había solo niños y atletas jóvenes. Los 7 u 8 mayores que habíamos apenas corríamos. Ahora, somos muchos más los que participamos en una gran cantidad de carreras, llegando a tener nuestra propia clasificación y campeonato interno para motivar a la gente a correr”.

Y así continuamos hablando, adentrándonos en otras muchas anécdotas e historias del Club, que quizás sean mejor contar en un capítulo aparte. De momento, aquí va lo que podría ser un primer episodio dedicado a una de las personas importantes del equipo arahalense. Probablemente y a pesar de las tres horas, se queden cosas atrás de las muchas que José Ramón guarda sobre este tema en su cabeza, que bien podría considerarse una enciclopedia. Pero, muchos mensajes de whatsApp y algunas llamadas perdidas después, hicieron ver que, de momento, era hora de poner el punto y final a nuestro encuentro. O al menos, el punto y seguido a un larga pero intensa e interesante charla sobre atletismo.

Jesús Brenes «Motita». Foto: AI

Medio digital especializado en la Provincia de Sevilla y comarca. Aionsur.com, comunicación, publicidad y servicios para empresas.

1 Comment
Publicidad

Lo Más Leído Hoy