Connect with us

Cultura

La basílica paleocristiana de Arahal espera un proyecto de puesta en valor desde 2008

Las excavaciones sobre la antigua fábrica de La Palmera sacaron a la luz en 2008 unos 60 enterramientos paleocristianos y una basílica cristiana. Los arqueólogos continuaron los estudios con georradar, sin excavar y encontraron el resto de la basílica, que permanece bajo tierra a la espera de ser puesta en valor desde entonces.

Excavación en La Palmera

Yacimiento de La Palmera, Arahal, excavado en 2008

Según publica Diario de Sevilla el 19 de Mayo de 2008 «Gilberto Rodríguez, el arqueólogo que dirige estas excavaciones junto a Sergio Pineda, recordó que el pasado septiembre Arahal saltó al primer plano de la arqueología tras descubrir una necrópolis con más de 60 inhumaciones y los vestigios arquitectónicos de una basílica paleocristiana de los siglos IV ó V después de Cristo. El Ayuntamiento que gobierna Miguel Ángel Márquez (IU) planea «poner en valor» este yacimiento surgido en una finca destinada a albergar una plaza pública con un aparcamiento subterráneo de unas 200 plazas.

La primera fase de las excavaciones de este yacimiento ya ha finalizado con el rescate de unos 60 cadáveres y el descubrimiento de algunos bienes entre los que figuran algunos objetos incluso de procedencia visigoda. Los expertos mantienen la hipótesis de que el conjunto funerario y los restos arquitectónicos pertenecen al periodo comprendido entre los siglos IV y VI después de Cristo, cuando la civilización romana comenzaba a desvanecerse y el cristianismo arrancaba su expansión».

También en Arahal se encontró un sepulcro cristiano del VI siglo, conteniendo restos humanos, con su tapa de encubrimiento y la correspondiente inscripción de Fulgencio, monje muerto en 581. 

En las inscripciones aparecen los nombres de Hilduarens, goda cristiana (muerta en 474) y el monje Fulgencio (muerto en 593) cuyos huesos se hallaron «en una caja de piedra de la forma de una sepultura, con una cubierta también de piedra escrita por ambos lados, que hoy está en la parroquia de aquella villa…”según las fuentes antiguas.

Primeros cristianos en El Lavadero, Marchena

es.pinterest.com

Las tumbas visigóticas halladas en el yacimiento romano de El Lavadero (Marchena) en 2006 mostraron restos de los primeros cristianos – Todo el yacimiento contiene presencia humana desde época Turdetana, restos de moneda romana republicana (S. III a.C.) concluyendo en época Visigótica (S VI d.C.). Evidencia un desplazamiento paulatino de la zona urbana hacia el norte.

El esqueleto corresponde a una mujer y tiene signos de haber procreado varios hijos. Junto a este esqueleto se ha encontrado un ajuar funerario con restos que probablemente señalarían a ritos de inhumación protocristianos con la presencia de un concha usada para los bautizos y los enterramientos.

En 2006 se produjo el hallazgo de gran cantidad de huesos, una solería, una «natatio» o estructura hidráulica, además de un esqueleto protocristiano con su propio ajuar funerario, y una valiosa lucerna de bronce de dos brazos en un solar anexo a la calle Madre de Dios.

Las excavaciones de 2015 en dicho yacimiento descubieron más enterramientos, y el mayor estanque circular de la bética.  Además Luisa Ottomano habla en su trabajo Cultos Salutíferos en la Bética de la presencia de la ermita de San Roque que relaciona también con la etapa de transición del mundo romano al cristiano. Alrededor de dicha ermita se construyó en el XIX el actual cementerio católico.

Sarcofago Paleocristiano de Ecija

Sarcófago Paleocristiano de Écija conservado en la iglesia de Santa Cruz

Los primeros cristianos de la campiña sevillana

La llegada del cristianismo a la campiña sevillana estuvo influido por la capital de la zona Astigi de cuyo conventus, -provincia- dependía y estaba el obispado más antiguo. La tradición dice que San Pablo predicó en la ciudad de Las Torres aunque sin datos. Sin embargo, la parroquia de Santa Cruz conserva uno de los primeros sarcófagos paleocristianos donde la tradición dice que estuvo el primer obispo, San Crispín.

En los primeros años los cristianos eran perseguidos por profesar su fe, por lo que se mantenían en la clandestinidad, convivían con las manifestaciones y cultos a los dioses romanos. En estos primeros años muchos cristianos fueron perseguidos y martirizados. Estas persecuciones se repitieron a finales del siglo III y principios del siglo IV.

La influencia de Écija

En la Écija romana se establece un comunidad cristiana y su diócesis, así como los primeros cristianos perseguidos y mártires. En Estepa, Arahal y Morón se conservan restos de basílicas paleo cristianas, enterramientos en Marchena y otros municipios.

También se conoce la predicación de los siete varones apostólicos enviados por San Pedro a otras tantas ciudades béticas y se conoce la predicación de la Legio VII Gemina, formada por cristianos del norte de África. El historiador Caro en sus Antigüedades y Principado de Sevilla asegura que el cristianismo estaba arraigado en la zona  a finales del siglo III o principios del IV.

El primer Concilio cristiano fue en Iliberis (Granada 300-324), las principales ciudades del reino mandan sus representantes participando diecinueve obispos y veintiséis presbíteros entre ellos  Januarius a Lauro (de Lora de Estepa), y también otros de Osuna y Ecija.  La iglesia cristiana de la zona vivía en la clandestinidad, conviviendo con los cultos a los dioses romanos, hasta el edicto de Milán (313), que permitió a los cristianos manifestar su fe libremente y construir edificios para sus cultos.

La basílica paleocristiana de Estepa tiene una pila bautismal de inmersión, baptisterio añadido a la planta basilical, y una necrópolis en su entorno.

En la epístola a los romanos (año 58), Pablo comenta su deseo de ir a Hispania llegando a Astigi según la tradición. Acogido por Probo, que ocupaba un cargo judicial importante en la ciudad, y su esposa Xantipe, Pablo logró la conversión a la nueva religión de un considerable número de vecinos, entre ellos sus anfitriones nombrando a Probo como primer obispo de la ciudad que fue asesinado igual que  San Crispín, considerado por algunos cronistas como el primer obispo de la diócesis astigitana.

Recosntrucción de la Basílica Paleocristiana de Estepa

El cristianismo primitivo de Andalucía tiene relación con las comunidades cristianas del norte de África y con los soldados de estas tierras africanas que formaron parte de la Legio VII Gemina.

Tras guerrear en África la legión se instala en Itálica para colaborar con la administración imperial de Hispania, para lo cual mantuvo destacamentos y se encargó de mantener el orden en las tres provincias hispanas. Este contacto con el pueblo hizo que los cristianos que formaban parte de las tropas pudieran extender el cristianismo a través de la Vía de la Plata y sus conexiones.

En el Edicto de Milán (313), el emperador Constantino concede la libertad a los cristianos, y Teodosio en el 391 lo declaró religión oficial del Imperio Romano.

Basilica Paleocristiana de Estepa

 Los cristianos de las principales ciudad tomaron la basílica civil romana como el edificio que les serviría para sus reuniones y sus cultos a partir del siglo IV, lugares de culto que quedaron destruidos o enterrados por la invasón islámica del 711. Otras fueron adaptadas o reedificadas, o se encuentran enterradas y son así desconocidas por los habitantes de las ciudades.

Se conserva la basílica de Gerena (s. IV), de Vega del Mar (s. VI), de Lucena y de Dos Torres. Se ha demostrado la presencia relativamente abundante de comunidades cristianas en esta parte de provincia de Sevilla. Así parecen atestiguarlo las evidencias puestas al descubierto en Pedrera, La Roda, El Rubio, Estepa, Morón, Arahal, Carmona y Écija.

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Periodista. Directora y editora de aionsur.com desde 2012. Corresponsal Campiña y Sierra Sur de ABC y responsable de textos de pitagorasfotos.com

Click para comentar

Lo Más Leído Hoy