Connect with us

Castilleja de la Cuesta

Encuentra una tarjeta de aparcamiento de movilidad reducida y la usa dos años

La Policía Local de Castilleja de la Cuesta desarrolla una campaña para localizar el uso fraudulento de este tipo de documentos

Encuentra una tarjeta de aparcamiento de movilidad reducida y la usa dos años

[enoro]

Dos vecinos de Sevilla se enfrentan a un presunto delito de falsedad documental, tras usar de forma fraudulenta tarjetas de aparcamiento para personas con movilidad reducida. Una de las personas denunciadas la usó durante dos años.

Llama la atención que, sólo por aparcar donde quería, tenía una tarjeta que encontró casualmente en la calle, y decidió usar en su propio beneficio.

Todo es fruto de una campaña iniciada a principios del pasado mes de septiembre por la Policía de este municipio sevillano, para desarrollar un trabajo especial de control y vigilancia de las zonas de estacionamiento destinadas a las personas que sí necesitan las plazas específicas para aparcar, concretamente comprobando que se haga un uso correcto de las mismas mediante las tarjetas de estacionamiento.

Delito contra la seguridad vial

La Policía detectó que dos personas hacían un uso antirreglamentario de estos documentos públicos. Por ello, han sido investigadas por un presunto delito contra la seguridad vial.

Una de las personas investigadas tenía colocada en el salpicadero la tarjeta para ocultar su fecha de caducidad. Sin embargo, eso no pasó desapercibido para los agentes.

Así, tras ser retirado el coche con la grúa municipal y personarse su titular en el depósito municipal, se constató que el documento tenía la vigencia vencida desde el año 2017, no poseía movilidad reducida ni pudo demostrar relación alguna con el titular del documento. Declaró que, simplemente, la encontró en la calle y decidió usarla. Por este motivo, fue denunciada.

En otro de los casos, los policías pudieron observar cómo la tarjeta de estacionamiento estaba colocada con intención de ocultar su fecha. Estaba vencida desde el año 2015 según se pudo comprobar cuando el turismo fue retirado con grúa municipal. Su origen llamó la atención.

La persona que hacía uso ilegítimo de la tarjeta confesó haberla comprado en un mercadillo de Sevilla. Curiosamente, se dio la circunstancia que esta persona era de hecho una persona con movilidad reducida que carecía de documento para estacionar en zona habilitada para personas como ella. En lugar de tramitarla, decidió comprarla en un mercadillo.

Así pues, ambos usos fraudulentos de los documentos fueron puestos en conocimiento de los juzgados de Sevilla. Se investiga a estas personas por presuntos delitos de falsedad documental. Las dos se enfrentan a penas de prisión y multa penal.

Periodista corresponsal de la Agencia EFE, El Correo de Andalucía, eldiario.es... entre otros medios. Cubre principalmente Huelva y Sevilla en varios medios radiofónicos y prensa digital.

Publicidad  data-lazy-src=

Lo Más Leído Hoy