Connect with us

Cultura

Bernarda Alba y sus mujeres pusieron en pie al público que asistió a la inauguración del Teatro de Arahal

La actriz Cristina Medina, bisnieta de la profesora Magdalena Sánchez, presentó el acto que contó con la presencia de autoridades locales, provinciales y regionales y con numerosos medios de comunicación

DSC_0108

Momento del corte de cinta por parte de las autoridades. Foto: A.I.

GALERÍA DE FOTOS

Carmen GONZÁLEZ

Rocío, Bernarda Alba en la obra, tuvo verdaderos problemas para aguantar la risa. Su personaje requería seriedad pero a ella le podía la reacción de sus compañeras de reparto. La actriz Cristina Medina, más que reírse, hizo reír a un público que quiso participar en lo que consideraban un momento histórico en Arahal, la inauguración de su nuevo teatro. Hubo autoridades, representantes de distintas asociaciones de la localidad y medios de comunicación más de los habituales.

Las mujeres de El Vacie no estaban nerviosas, ni mucho menos, pero sí hambrientas. Un rato antes de la obra, pedían bocadillos en el bar que hay junto al teatro. “Es que nos vinimos a la una y no nos ha dado tiempo de comer, porque tuvimos que preparar la comida para la familia, limpiar y dejar todo hecho, es que los gitanos comen mucho”, contaban a Arahal Información.

Pepa Gamboa, afectada por una buena gripe, tampoco estaba nerviosa, pero según sus actrices de teatro “tiene miedo de que no lo hagamos bien”. Sobre todo teniendo en cuenta que llevaban desde el 2008, según ellas mismas dijeron, sin interpretar la obra. Y se acordaban de todo el diálogo.

La inauguración del Teatro de Arahal causó expectación y algunas críticas en las redes sociales acerca de si hubiese sido mejor o no contar con una grupo de teatro local para el acto. El Grupo de Teatro El Zardiné devolvió las entradas, aunque no ha querido pronunciarse sobre las razones, sí había representantes de El Unicornio.

Casi 6 años de obras empleados en un edificio que está considerado como uno de los mejores de la provincia. Estuvieron presente, además de las autoridades locales encabezada por el alcalde de Arahal, Miguel Ángel Márquez, el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, y el presidente de la Diputación Provincial, Fernando Rodríguez Villalobos, junto con otros representantes de la política regional.

DSC_0167

Foto: A.I.

Los tres dirigentes cortaron la cinta inaugural y visitaron las instalaciones acompañados por el arquitecto Javier Terrados que resaltó algunas de las características del edificio sobre maquetas ubicadas en el pasillo de entrada y fotografías del proceso de construcción.

Cada uno de los representantes políticos habló de las instalaciones y de su significado para el resto de la sociedad arahalense y de la comarca. Rodríguez Villalobos puso el acento en la “vocación municipalista” de los tres representantes políticos que han sido o son alcaldes y que han vivido de cerca los problemas que a veces tienen que sortear para gobernar.

Los representantes políticos provincial y regional (Diego Valderas) se comprometieron con el mantenimiento del Teatro y su programación Cultural. Valderas resaltó que se trata no sólo de la ampliación de una oferta cultural sino de “un yacimiento de empleo”. Ambas administraciones participarán en llenar de contenidos este «magnífico espacio” que se convierte en uno de los mejores de la provincia.

La obra

Mientras los medios de comunicación recogían las declaraciones, las mujeres se preparaban en el camerino. Rocío (Bernarda), Pilar (criada), Lole (Martirio), Ana (Magdalena), Karina (Amelia), Sonia (Adela), Sandra (Angustias) y Uchi (la abuela loca). Mujeres de etnia gitana, del núcleo chabolista de El Vacie en Sevilla, que ya han representado la obra en la capital y otras ciudades en decenas de ocasiones.

Unas mujeres que, a pesar de no estar en contacto con el mundo de las letras, no muestran ningún temor por montarse en un escenario para inaugurarlo, con su idiosincrasia, su desparpajo y sus cantes y bailes. Diferentes a lo que hubieran podido montar quizás el Grupo de Teatro El Zardiné o El Unicornio, pero no incompatible, cada uno en su estilo. Una interpretación de la que han dicho, los críticos y especialistas en el tema, que hubiera gustado a Federico García Lorca.

Bernarda Alba, una mujer de 55 años con el rostro marcado por la intemperie y su cuerpo por partos múltiples, cedió al personaje un rostro serio, eso es lo que más le costó. Pero no pudo ceder al dramatismo, la crueldad y la soberbia del personaje, con ella, Bernarda Alba fue un poco menos Bernarda.

DSC_0142

Pilar (criada) tiró de la obra en cada momento y todas quitaron dramatismo al drama por excelencia, todas mujeres jóvenes, encerradas en un mundo triste, dirigido por la mano de una mujer cruel. Limpiarle los zapatos se convirtió en uno de los principales gestos de esta crueldad, pero la criada lo hacía con saliva. Terminó la obra y el público se puso en pie.

Antes de la representación, nadie esperaba la aparición de la actriz Cristina Medina que durmió entre dos sillas una pequeña siesta antes de contar al público arahalense la historia del telón y antes de pasar a la historia por ser la presentadora del acto de inauguración del mejor teatro de Arahal, el único. Comenzó diciendo lo que la unía a esta localidad: es bisnieta de la emblemática profesora Magdalena Sánchez, que tiene hasta calle en su nombre.

Cosas de la vida y del mundo que da muchas vueltas. ¿Perderá a partir de ahora Cristina Medina su relación con este pueblo? El tiempo lo dirá.

Periodista. Directora y editora de aionsur.com desde 2012. Corresponsal Campiña y Sierra Sur de ABC y responsable de textos de pitagorasfotos.com

Click para comentar

Lo Más Leído Hoy