Connect with us

Sin categoría

Superar un aborto, sus traumas y la forma de resolverlo

Cuando una pareja decide someterse a un tratamiento de reproducción asistida, lo hace poniendo en ello todo el empeño e ilusión imaginable. Todo ello a pesar de que las tasas de éxito de las técnicas de reproducción habituales solo alcanzan el 50%.

Cuando el tratamiento resulta fallido, se provoca en la pareja un sentimiento de dolor y pérdida que habitualmente tratan de olvidar dejando pasar el tiempo, sin tratarlo.

En la incansable búsqueda de un embarazo y, después, un hijo, son muchas las futuras madres que se quedan sin serlo en el camino. Los abortos y las muertes prenatales están a la orden del día y conllevan una ola de sentimientos que dejan poco espacio para hacer una despedida a sus hijos perdidos, al menos en lo emocional.

Y hablamos de en lo emocional porque, si hablásemos de hacer un duelo real por esos hijos, quizás haya gente a la que esto le parezca una exageración. La muerte no es algo sobre lo que se hable abiertamente y de forma habitual en nuestra sociedad, está más próximo al tabú que otra cosa, y no se suele estar familiarizado con el abanico de emociones que supone la muerte de un ser querido, mucho menos si este ni siquiera ha nacido.

La sociedad presta poca atención y consideración cuando se trata de la muerte de un embrión cuando este se da al poco tiempo de ser concebido. Y sólo la madre y el padre saben el dolor que se sufre.

¿Qué es el duelo gestacional?

El duelo es un conjunto de sentimientos, emociones, pensamientos y comportamientos que se desencadenan después de la pérdida de un ser querido. Se denomina duelo gestacional cuando el ser querido no ha llegado a nacer.

Gracias a las técnicas de última generación aplicadas al seguimiento del embarazo, actualmente los padres generan un vínculo mucho más fuerte con el embrión y más temprano que hace un par de décadas. Un vínculo amoroso que hace que se proyecten ilusiones y se formen proyectos en base a una imagen del pequeño en la pantalla.

Por esto, hoy en día los sentimientos de tristeza y pesar al sufrir un aborto son mucho mas profundos que hace años. El vínculo es más fuete, los duelos y las emociones, también lo son.

La muerte de un hijo es inaceptable para unos padres que han puesto la ilusión de su vida en ese hijo deseado. El duelo gestacional desencadena un sufrimiento psicológico que es necesario evaluar y tratar antes de que pueda evolucionar y convertirse en un duelo patológico.

Como todo duelo, el gestacional también tiene sus fases de superación y no todo el mundo las va alcanzando al mismo ritmo. Es por ello que existe la recomendación general para quienes sufren de duelo gestacional de visitar a un psicólogo especializado en fertilidad y reproducción, pues este puede convertirse en la pieza clave para resolver, poco a poco, la angustia y el sufrimiento causado por la pérdida.

Medio digital especializado en la Provincia de Sevilla y comarca. Aionsur.com, comunicación, publicidad y servicios para empresas.

Click para comentar
Publicidad

Lo Más Leído Hoy