Connect with us

Cultura

Sor Everlym se entrega a Dios en el Convento Nuestra Señora del Rosario de Arahal

DSC_0148

Fotos AI.

C. GONZÁLEZ

GALERÍA DE FOTOS DE LA CEREMONIA

Everlyn Kathina Wambua es una monja de clausura del convento de las Madres Dominicas Nuestra Señora del Rosario de Arahal. Entró hace dos años en esta congregación y hoy se ha realizado su ceremonia de Profesión Temporal con la que se entrega definitivamente a Dios.

La ceremonia ha consistido en una misa oficiada por tres párrocos, Hilario Ramos, dominico de Convento Santo Tomás de Aquino, en la calle San Vicente de Sevilla, José Quirós y Miguel Ángel García, estos últimos han ejercido o ejercen en Arahal. Han asistido las monjas del convento, encabezada por la madre superiora Sor Herminia y su compañera y paisana, Sor Magdalena, que forman la pareja más joven del convento.

El párroco Hilario Ramos contó la trayectoria de Sor Everlyn llegada desde Kenia, un lejano país africano: “El Señor llama desde donde quiere y como quiere, no somos nadie para ponerles fronteras y llamó a esta hermana, llegada desde Kenia, donde tomó sus primeros sacramentos”.

DSC_0163

Momento en el que le cambian el velo blanco por uno negro. Foto: A.I.

Seguidamente, el párroco dominico recordó que Sor Everlyn realiza su profesión de fe después de dos años en los que día a día se ha reafirmado en su decisión y ahora hace “voto de pobreza, castidad y obediencia, es una hija de Dios que quiere rotundamente entregarse a Dios”.

Postrada con brazos en cruz

La parte más significativa de la ceremonia llegó cuando la religiosa se postró boca abajo, con los brazos en cruz para recibir la bendición. Seguidamente, la madre superiora del convento cambió el velo que llevaba hasta ahora de color blanco por uno negro, mientras otra religiosa de la orden inmortalizaba el momento con una cámara de fotos.

Entonces fue abrazando con alegría una a una a todas las hermanas del convento y a sus padrinos, un matrimonio conocido de Arahal.

Uno de los momentos más emotivos de la ceremonia fue cuando Sor Everlyn y Sor Magdalena recorrieron la iglesia con unos de sus cánticos tradicionales originarios del país africano del que proceden y bailaron, primero portando un canasto de flores, y, después, agarradas de la mano ante el Altar Mayor de la iglesia.

El coro de la Hermandad de la Esperanza, acompañado al piano por el compositor local Germán García González, acompañó con sus cantos la ceremonia a la que asistieron representantes de distintas hermandades y de la comunidad religiosa. Además de familiares de los padrinos de Sor Everlyn.

La ceremonia terminó con una muestra de dulces realizados por las religiosas, aunque ellas, nada más acabar la misa, volvieron a su clausura, contentas por la importancia de la ceremonia.

Periodista. Directora y editora de aionsur.com desde 2012. Corresponsal Campiña y Sierra Sur de ABC y responsable de textos de pitagorasfotos.com

Click para comentar

Lo Más Leído Hoy