Connect with us

Sociedad

Miguel Ángel García Badia, de cura a ‘realizador’ de televisión

Fotos: pitagorasfotos.com

C. GONZÁLEZ

Arahal (Sevilla)

Quienes los conocen de cerca saben que el cura Miguel Ángel García Badía (66 años) es un alma inquieta. Él lo resume con una frase: «soy el hombre orquesta» . Y lo dice porque lo más normal que hace es dar misa. Ahora está enfrascado en su último proyecto, se ha convertido en realizador de televisión, de manera que quienes asisten a su iglesia, Nuestra Señora de la Victoria de Arahal, pueden ver en 6 pantallas de plasma una misa, un concierto, bodas, Primeras Comuniones o cualquier acto que celebre.

Cuando tiene que oficiar misa, cuenta con ayudantes, como Rafael Balbuena, que se sientan en un hueco de la iglesia donde tiene una pequeña realización de su canal de televisión interno. Pero en breve, en cuanto terminen de instalar la fibra óptica en el edificio, podrá controlar las cámaras con una tablet vía wifi desde el mismo altar. Y, también, habla de la posibilidad de dar la misa en directo por medio de tu teléfono móvil vía Facebook o Instagram. Después de Semana Santa, se pone a ello.

Lo cierto es que Miguel Ángel el único objetivo que tiene es que, todas las personas que lleguen a su iglesia, que dirige desde hace 37 años, entiendan el mensaje que él trasmite. «Quiero que también lo vivan y estén donde estén sentados en la iglesia, puedan ver la misa a gusto y de forma tranquila».

Miguel Ángel junto a uno de los plasmas que tiene repartido por la iglesia.

La idea comenzó cuando comprobó que, durante la misa de Primera Comunión cada año, la iglesia se llenaba (caben unas 1.200 personas) por lo que la visibilidad de las últimas filas se reducía bastante. Tenía que arreglar este problema, por lo que retomó una afición con la que comenzó cuando tenía sólo 10 años: captar el instante con una cámara.

Entonces, recuerda, que su madre le compró la cámara porque coleccionaba en el patio «lagartijas» y ella no acababa de acostumbrase. La primera cámara de fotos que tuvo costó 100 pesetas, no tenía objetivos ni nada parecido, pero dio el resultado esperado: Miguel Ángel quedó fascinado por el mundo de la tecnología.

Desde entonces, ha montado una televisión en el instituto Al-Ándalus donde dio clases durante 30 años y otra en un campamento del Movimiento Junior. Y, aún más importante, dentro de esta labor religiosa y social que realiza en su templo de Arahal, donde es un cura muy querido, quiere retomar un proyecto para conseguir que los enfermos que no salen de su casa puedan comunicarse con amigos y familia. Hace unos años, con una cámara, un televisor y un reproductor de VHS grababa mensajes de personas enfermas dirigidas a familias para después, reproducírselos al destinatario.

«Tengo que poner en marcha de nuevo este proyecto, ahora con el avance en las tecnologías es más fácil, solo hay que llevar un móvil, y no sabes la alegría que le da a quienes llevan meses o años sin salir de casa, ver a familias o amigos que también están en la misma situación», cuenta el cura.

Y, lo mejor, el cura de la Victoria no deja de darle vueltas al proyecto con el que ya retransmite la misa en las 6 pantallas para ampliar las opciones. Le gustaría instalar más cámaras con las que se pueda ver todo el perímetro interior del templo con las pinturas, otras imágenes y cuadros dejando así «la iglesia abierta más horas para los turistas o visitantes»

De momento, Miguel Ángel García ya puede irse y controlar el toque de campana desde su móvil. Sólo tienen que marcar un número de teléfono y, cuando conecta con la centralita, que está en la entrada de la torre, marca un código de cuatro número, y empiezan a tocar anunciando el tipo de homilía.

Las feligresas de la Victoria, la mayoría vecinas del barrio, están acostumbradas a estos proyectos de Miguel Ángel y él encantado de mostrarles, en la farmacia, en la tienda o por la calle, cómo sólo desde el móvil puede dar la orden del toque de campana o pararla y, sonriendo socarronamente, dice: «a veces se pone en marcha sola a cualquier hora del día o de la noche y tengo que desconectarla, y lo hago desde donde esté en ese momento».

Cuando termina de mostrar los adelantos puestos en práctica en la iglesia, se arremanga, coge estropajo y lejía, y se pone a fregar unas mesas. Hoy toca limpieza en la iglesia y unas vecinas le ayudan a ponerla decente cada semana. Por lo que él, al pie del cañón cuando puede, se lo toma con humor porque sabe que ‘el cura orquesta’ lo mismo realiza la emisión especial de un concierto que  carga las cajas de alimentos de Cáritas la Victoria para las familias necesitadas, que oficia un funeral o atiende en su casa a niños saharauis, rumanos o cualquiera que le pide ayuda.

Pronto, muy pronto, abrirá también un perfil de Facebook de la Iglesia para comunicar horarios de misa, campañas de recogida de alimentos o, con el permiso de las familias, horarios de funerales.

Pero eso es ya otra nueva historia. Porque un alma inquieta tiene estas cosas y más.

 

 

Periodista. Directora y editora de aionsur.com desde 2012. Corresponsal Campiña y Sierra Sur de ABC y responsable de textos de pitagorasfotos.com

Click para comentar
Publicidad

Lo Más Leído Hoy